domingo, 25 de diciembre de 2011

Jessica Lange al otro lado de la cámara

En el cine, otras de mis pasiones (hoy algo olvidada), siempre hubo una mujer que me fascinó. Cada película que de ella visionaba, era una fuente de inspiración y sensualidad. Me estoy refiriendo a Jessica Lange.

Esta mujer hoy vuelve a sorprenderme. Habla y cuenta cosas en las que creo de verdad. Por ejemplo dice: “La fotografía es una actividad solitaria, privada, algo que adoro. Lo que más me gusta de la fotografía es el anonimato. Puedo vagar por las calles de cualquier lugar del mundo como un espectador anónimo para capturar el momento que siento que contiene el drama necesario por la luz, por el gesto o por una determinada relación”. “Mis fotografías son mis propios merodeos por la vida. Las tomo en función del ritmo que requieren. Soy paciente, espero el momento. A veces camino horas; a veces me siento y espero el instante. No “fabrico” nunca el momento; y, a veces lo pierdo por una fracción de segundo, porque no estoy preparada o por una interferencia imprevista. En todo caso, no disparo mucho; soy bastante contenida también en mis movimientos. Quiero pasar inadvertida”. “Me gusta cuando miras y presientes que hay cosas ocultas”. “Me gusta mucho pasear, encontrar, desvelar y descubrir pequeños acontecimientos que pasan inadvertidos. Muchas veces el mundo, la vida, pasa delante de nuestros ojos y no lo sabemos ver. Para mí, la fotografía es un ejercicio que me permite afinar esa agudeza”.

Verdades, al menos para mí, como puños. Así no me extraña que pueda hacer fotografías tan deliciosas como las que en días pasados se expusieron en Avilés.

Y viene toda esto a colación de lo escrito en días pasados por mí. La pasión por mirar, por observar, por vagar con los ojos muy abiertos y retratar todo lo que se cruce en tu camino.

Imagino que esa misma pasión por mirar y retratar es la que tuvieron los fotógrafos que recoge la magnifica exposición “Una imagen de España. Fotógrafos estéreos copistas franceses (1856-1867)”. La exposición que puede verse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (C/ Alcalá, 13 de Madrid), muestra el trabajo de un grupo de amantes de esta técnica que recorrieron la geografía española y captaron, en muchas ocasiones por vez primera, rincones para el recuerdo.

Seguramente también esa fascinación por mirar es lo que llevó al fotógrafo, cineasta y escritor Jacques Leonard a zambullirse en la cultura gitana, allá por los años 50 del siglo pasado. De la mano de su mujer, Rosario Amaya, se introdujo en la comunidad gitana y fotografió a su gente como nunca antes se había realizado.

Y uno, en su humildad, intenta realizar esta misma actividad cada vez que tiene ocasión. Y a ello me dedique días pasados, en un viaje por Madrid, San Lorenzo del Escorial y Segovia. Y capte cosas que, por pudor, solo guardo para mí. Hay una que especialmente me gusta y satisface: la de un saxofonista tocando en una plaza de Segovia. El tema que tocaba era Perfidia y la reacción de los viandantes era de lo más variopinta. Se trataba en mi caso: de mirar y retratar.


domingo, 27 de noviembre de 2011

¡Benditas mañanas de domingo!

Otra mañana de domingo. ¡Benditas mañanas de domingo! Paseo, a primera hora de la mañana, por una ciudad solitaria y muy acogedora. Es un paseo tranquilo, devorador de de imágenes. Es, como decía ayer, un paseo para observar.

Y la observación acaba, o mejor dicho se refuerza, en una exposición de fotografías sobre la mujer. El lugar, el MEIAC de Badajoz; su titulo, Protagonistas en la sombra: evolución de la imagen de la mujer española en los fondos fotográficos de la Agencia EFE.

Es una buena exposición, que se centra ante todo en las mujeres anónimas (o no tan anónimas, ya que por allí están presentas ilustres mujeres del pasado siglo), verdaderas protagonistas en la sombra de la profunda transformación que ha vivido la sociedad española, y en la figura femenina, que ha sido con frecuencia discriminada.

Dos fotografías me gustaría destacar de la exposición. La primera, una de la escritora y política española Margarita Nelken: de esa fotografía me llama poderosamente la atención, la belleza y fuerza de sus ojos. La segunda, una dedicada al voto femenino: los personajes masculinos de la foto, los representantes de la mesa electoral, o desvían la mirada o muestran ojos de sorpresa ante la afortunada y decidida votante. ¡Magnifica instantánea! ¡Magnifico ejercicio de observación!

Pues eso, ¡benditas mañanas de domingo!

sábado, 26 de noviembre de 2011

Observar

Me gusta observar, mirar. Es algo inherente al ser humano; al menos el mirar, no siempre el observar. Observar, al menos para mí, es una necesidad física y psíquica que estimula mi motivación, mis ganas de vivir.

Caminar, sin rumbo sin prisas, y poder ir observando todo lo que tu alrededor ocurre en ese lento caminar, es realmente un placer y una fuente de conocimiento. Me gusta observar siempre y en cualquier situación, esté en un sitio conocido o desconocido o con personas conocidas o desconocidas. Observar, utilizando la mente como cámara fotográfica.

Y volviendo a la idea de observar todo, me gustaría hacer una precisión: a pesar de esa necesidad física y psíquica de observar y mirar todo, la dispenso en lo referente a mi persona. Esta mañana, mientras me afeitaba y de manera totalmente extraordinaria, me fije detenidamente en el espejo y encontré a una persona avejentada; y la verdad es que me sorprendió la imagen. Bien es verdad que como no practico la auto observación, no había reparado en ese extremo. Debo, desde este momento, practicarlo con más asiduidad.

Cuando la necesidad de observar y la devoción por la fotografía se unen, ocurren cosas tan estimulantes como las dos últimas exposiciones fotográficas visitadas: “Observados: voyeurismo & vigilancia a través de la cámara desde 1870” e “Imágenes de Argelia. Pierre Bourdieu”, ambas en Madrid.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Paul Motian

Se nos fue un baterista distinto, un inventor de sonidos, un hombre que nos hizo disfrutar de su manera de entender la música, el jazz y la batería.

Me quedo, y transcribo, el comentario publicado hoy en el diario El País, por Yahvé M. de la Cavada, “Porque Motian nunca vivió de las rentas, ni se acomodó a base de amortizar los momentos álgidos de su carrera”.

Mi homenaje, esa foto que le realice en julio de 1995, en Donosita. Descanse en paz.

martes, 22 de noviembre de 2011

Divagando..............................

El día llama a su fin. Un día intenso, intenso en el trabajo e intenso en las emociones puestas en el mismo. Es hora de descansar y relajarse, de hacer lo que a uno más le gusta y apetece. Y a ello vamos.

Para empezar, la música: esa eterna compañera. Esa amiga que nunca pone pegas, que siempre escucha y satisface. Estoy degustando The Path de Jim Pepper (Enja 1989): buenos músicos y buena música.

Seguimos o continuamos, con un vistazo por la red. Y lo primero en ella es asomarse al blog personal. ¡Premio!. En la entrada “El jazz vuelve a Badajoz” me encuentro con un comentario que me halaga y conmueve, el blog he sido destacado como de alta calidad.

Lo primero, agradecer al lector (No flag, no Religion, Peace) su amabilidad y atención por dedicar minutos de su tiempo a este humilde rincón de la red; y en segundo lugar, un nuevo agradecimiento por la distinción que, por otra parte, entiendo no merecer.

Y ya que he tenido el placer de conocer a este “atrevido lector”, he deambulado por su blog (blogs) en busca de sorpresas. Y créanme que algunas he podido descubrir. Una que me ha llamado poderosamente la atención ha sido el común de nuestros problemas: abundancia de discos, dvds y libros. Aunque, yo en este caso, hablo de un bendito problema. Y prometo seguir comprando y descargando hasta que la casa reviente por paredes y cimientos.

Las direcciones de sus blogs, que prometo seguir son:

http://milesandltrane.blogspot.com/

http://elbluesyotrashierbas.blogspot.com/

Y ya puestos a destacar blogs, les dejo uno que me tiene maravillado:

http://alicevioleta.blogspot.com/

Jim Pepper ataca el tema Reflections y este cura empieza a derretirse.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Convento de Sao Paulo, Aldeia da Serra

Las últimas lluvias, las de ayer mismo, están lanzando al campo a su máximo esplendor. Da gusto ver el verdeo de una tierra que hace muy pocas fechas estaba sedienta de agua. La naturaleza es así de agradecida. Y ese agradecimiento lo traslada a sus visitantes y a todo aquel que tiene la suerte de recorrerla.

Un paseo por la raya extremeña, la tierra que une las tierras portuguesas y españolas, pone de manifiesto lo que comento. El campo empieza a estar digno de admiración. Algo tan sencillo como la ladera de una sierra, repleta de alcornoques, pinos u olivos, es toda una sinfonía de colores y olores.

Esta mañana me he dirigido, con la intención de visitar una exposición de fotografías, hacia la sencilla población portuguesa de Aldeia da Serra, y en concreto hacía el Convento de Sao Paulo. Y en el camino de ida, por Elvas, Jurumeña, Alandroal y Redondo, he podido percibir lo que más arriba describo, una bocanada de vida, un baño en una naturaleza en esplendor.

Pero claro, cuando la naturaleza es tan hermosa y agradecida, el ser humano, el que la respeta, tiende a rendirse a sus pies, a residir en ella. Y en esas tierras, concretamente en Aldeia da Serra, hay un hermoso convento, que data de mil ciento y algo, que es posada de caminantes y cuna de artistas. El lugar, en concreto, ya lo he mencionado, se llama Convento de Sao Paulo, y es regido por un atento y magnifico conversador llamado Henrique Leote. A Henrique Leote, me lo ha presentado el fotógrafo autor de la exposición que iba a visitar, Pedro J. Gómez. Por esas cosas de la vida, pura casualidad, he conocido a este interesante fotógrafo y, de rebote, a este interesante mecenas de la cultura. Lo que allí está creando Leote es digno de admiración y visita. Solo puedo decir una cosa: volveré, sin duda.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Badajoz – Sevilla – Badajoz: jazz, jazz y más jazz

¡Buen concierto el del trío de Robert Glasper! Mi primer concierto en la edición del Festival de Jazz de Badajoz de este año, tras un fallido intento la noche anterior para escuchar a la formación de los Vistel Brothers.

La sala, el Teatro López de Ayala, presentaba una buena entrada, con un público entregado y con ganas de pasarlo bien. Y los músicos no defraudaron; es más, diría que entusiasmaron al público. Lo que contrasta con comentarios de indefinición de algunos conocidos a la salida del concierto.

Pero insisto, yo no tengo ninguna indefinición. Me gusto el concierto y punto. Los tres músicos: Robert Glasper al piano, Derrek Hodge al bajo y Chris Dave a la batería tocaron mucho y bien. Son chavales jóvenes, bien formados técnicamente, con conocimiento de la historia del jazz y sobre todo con oídos a lo que se guisa en lo musical en la actualidad. Por momentos aquello sonaba al trío de Hancock que acompañaba a Miles Davis, a Keith Jarrett, al minimalismo, al impresionismo o a ritmos callejeros actuales. Y sonaban bien, bastante bien.

El concierto se fue a la hora y media larga; y se hizo corto. Y debo de reconocer que tiene su mérito, ya que con un planteamiento tan original en lo musical con composiciones que viven de la música y del silencio, se pueda atrapar a un público que disfruto sin rechistar. Diría más, rechistando de entusiasmo. Por supuesto, conmigo a la cabeza.

El día de hoy está reservado al guitarrista israelí Gilad Hekselman. Pero este “cura” tiene otras obligaciones familiares: recoger a Patricia en Sevilla. Pero eso no es causa para no escuchar jazz: he sacado entrada para el concierto a dúo, en el Teatro Central, de Joshua Redman y Brad Mehldau. Espero una noche especial. Ya hablaremos.

…………………

La escena se desarrolla en las primeras filas del Teatro Central de Sevilla. Detrás de mí, se encuentran tres señoras que presencian la abundante afluencia de público a la sala donde en unos minutos tocaran Joshua Redman y Brad Mehldau. ¿A tanta gente le gusta el jazz en Sevilla?, les pregunta, con un tono socarrón, una de ellas a sus compañeras.

Son los últimos minutos antes del concierto, las señales acústicas exteriores apremian a la gente a ocupar su localidad, ya que el concierto comenzará en breve. La sala está completa y el público expectante.

Por el lateral del escenario, en la penumbra, aparecen las figuras de Joshua Redman y Brad Mehldau. Un caluroso recibimiento, en forma de aplausos, les brinda el público asistente. Estamos preparados para despegar, en un sentido musical. Brad Mehldau al piano, Joshua Redman junto a sus saxos tenor y soprano, soprano que sólo utilizará en el primer y último tema (con un sonido francamente maravilloso).

Y empieza el concierto, una aventura musical de la mano de dos “pedazos” de músicos. Músicos que están en el cenit de sus carreras y con una expresividad musical sin límites. Composiciones de Redman, Mehldau o Monk, entre otras, pasarán por sus manos y nuestros oídos, en casi dos horas de concierto. Dicho y hecho, es la simbiosis de dos grandes músicos y un público sabedor de a lo que asiste.

Joshua Redman, cercano y con gran dominio del castellano, y Brad Mehldau, distante y divo, conversan a lo largo del concierto sobre los temas que tocaran. Parece una actuación algo improvisada, en el repertorio, que no en su interpretación y nivel musical. Un buen concierto, en definitiva.

La escena termina, esto es ya ficción, con la misma señora respondiéndose a sí misma y amigas. Pues no sé si son tantos los aficionados al jazz en Sevilla; pero es lo mismo, ya que aquí lo importante no es el estilo musical, sino la música con mayúsculas.

…………………

De vuelta a Badajoz, otra vez en el Teatro López de Ayala. Esta noche toca escuchar un doble concierto: Dan Tepfer Trío y Ernesto Aurignac Quartet.

En el caso del primer concierto hablaría de un concierto correcto, algo plano, con poca personalidad y algo manido. Es lo de siempre, chicos jóvenes que dominan sobradamente su instrumento, pero que aportan poco o nada nuevo. Y eso, al menos a mí, me reporta monotonía. Pero bueno, es posible que con el paso del tiempo tenga que recordar estas palabras con cierta resignación, ya que según lo leído y escuchado nos encontramos ante una estrella emergente. Lo siento, pero hoy la estrella no brilló.

El segundo concierto, con una formación española, subió algo los decibelios de mi cerebro. Estos chavales buscan, en el bebop, una fuente de originalidad, su respeto por la tradición jazzística y su versatilidad.

Y hasta aquí, tres jornadas continuadas de jazz en dos poblaciones distintas: Badajoz y Sevilla.

domingo, 23 de octubre de 2011

Transformaciones. La España de los años 20 en los archivos fotográficos de Telefónica

La fotografía como fiel notario de la realidad. Un viaje por la España de la década de los años veinte del siglo pasado. Gracias a Telefónica, ¡que no falten mecenas de la cultura!, podemos degustar el trabajo de grandes fotógrafos de la época implicados en un trabajo de documentación del desarrollo del país. También, e indirectamente, de las condiciones de vida del momento.

Todo ello, y más, en el MEIAC de Badajoz.

domingo, 16 de octubre de 2011

“Jazz” de Ed van der Elsken

A mis manos ha llegado, como regalo venido del cielo, el libro “Jazz” obra del fotógrafo holandés Ed van der Elsken. Es un libro delicado, publicado en Alemania, que retrata el jazz en blanco y negro. Las fotografías están realizadas entre 1955 y 1961 y en ellas se refleja fielmente la atmósfera y la emoción del momento, conservando las condiciones luminosas naturales. Es un hermoso libro, por el que desfilan lo más granado del jazz. Solamente puedo expresar, a mi regalador (regaladora en este caso), mi infinito agradecimiento.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Patricia

Un día como el de hoy, hace ya 25 años, nacía una hermosa niña, rubita y con unos distinguidos ojos negros; que tuvo, y aun tiene, entusiasmados a sus padres. Era una niña distinta, muy hermosa y encantadora, con una sonrisa que iluminaba toda su cara y que no pasaba desapercibida ante nadie. Eligieron para ella un nombre tan hermoso como ella, Patricia.

Muchas veces he pensado y me he preguntado por los motivos que llevaron a sus padres a elegir ese nombre; nombre que en la familia no tenía ninguna tradición o antecedente. Y el paso del tiempo, que a todos nos vuelve un poco más sabios, me dio la explicación.

Su padre, gran amante del jazz, estuvo siempre ensimismado por la figura de Art Pepper, por su música, su vida y por algunas de sus composiciones. En especial había una hermosa canción que sonaba una vez tras otra en su viejo giradiscos, y después, en su reproductor de discos compactos. El tema, no podía ser otro que Patricia. Un tema que Art Pepper, el inmenso Art Pepper, dedico a su hija.

Pepper fue un personaje contradictorio, frágil y violento, a ratos conmovedor y casi siempre arbitrario. Pero sobre todo era un pedazo de músico que podía hacer composiciones tan bellas como Patricia.

Y el padre de Patricia, la que nació hace 25 años -la hermosa y singular niña rubita- no la hija de Pepper, con su “sana obsesión” por el jazz, se divertía con ella escuchando discos de jazz e interrogando, en un infantil juego, sobre los sonidos e instrumentos que sonaban en las grabaciones.

Y Patricia creció y se hizo toda una mujercita que, si bien, nunca llego a apreciar la música de jazz, si aprecio y respeto todo lo que su padre (sus padres) le enseñaron.

Va por ti, Patricia. Muchas felicidades.

domingo, 2 de octubre de 2011

Enrico Rava

Me enamoré hace años, muchos años, del sonido de la trompeta de Enrico Rava. Es, como diría, una maravillosa embarcación que te mece entre las olas del mar.

Esta mañana, escuchando el último disco de Aldo Romano (Inner Smile), me encontré con Enrico y con su trompeta; y volví a recordar que estaba enamorado de ese sonido y de su música.

El disco es hermosísimo. Lo recomiendo de todo corazón.

sábado, 1 de octubre de 2011

Federico García Lorca. Para cantar tu nombre



Homenaje a Federico García Lorca en el 75 Aniversario de su muerte. Del 28 de Septiembre al 24 de Octubre, de 10:00 a 21:00 horas, en la sala de exposiciones de la Diputación de Badajoz. ¡Merece la pena darse una vuelta!

domingo, 18 de septiembre de 2011

Alex Blanco

Una grata sorpresa el disco de Alex Blanco, “Guitarra Sola”. No sé en donde me enteré de su existencia, sí que lo pedí directamente al autor. Y raudo y veloz, me lo envió.

El disco es una delicia. Sus 22 temas enganchan desde la primera escucha. Es un disco para relajarse y disfrutar de la destreza y delicadeza del intérprete. Hay música de Metheny, Towner, Coltrane, Evans, Morricone, Django o Mongo Santamaría. Pero, sobre todo, lo que hay es un pedazo de guitarrista al que me apetecería escuchar en directo, al resguardo de un local íntimo y poco iluminado. Espero tener la ocasión de ver saciado mi deseo.

Y mientras esto escribo, siguen desgranándose el racimo de bellas canciones y sigo imaginando al fondo del local a Alex Blanco con su guitarra.

¡Joder!. En estos momentos empiezan a sonar los primeros acordes de “Cinema Paradiso”. ¡Que hermosura!

Por cierto, el correo de Alex Blanco es axbmusic@hotmail.com; y la web http://www.wix.com/axbmusic/guitarrasola. ¡Anímense y escriban pidiendo esta bella obra!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Gene García

Tiempo hacía que tenía ganas de disfrutar de una noche negra y de blues con Gene García. Y, por fin, el pasado jueves fue el momento para la noche elegida. Estaba acompañado, con gente con ganas de disfrutar la música y el ambiente, muy bien arropado para disfrutar de este singular personaje.
Es un tipo singular, de una presencia que no pasa desapercibida; que te engancha. La gente tiene un buen concepto de él. Por la red se encuentran comentarios tan apetitosos como “Por fin encuentro algo del que para mí es el mejor soulman, bluesman, jazzman, funkyman...no de Extremadura, no de España...sino del mundo. El blanco que mejor interpreta la música negra. Un showman, un espectáculo en directo, un prodigio de potencia vocal”. ¡Casi nada el comentario!
Y algo debe haber de verdad en todas estas apreciaciones. Cuando te sientas frente a él, en un lugar como la Sala Mercantil todo se ilumina y empiezas a realizar un viaje por el ancestral mundo del blues de la mano de un autentico showman.
En mi opinión, para saber más de la figura y de la música de Gene García, solo nos queda un camino. El de siempre. Pongan música suya, escuchen y déjense llevar. Imaginen lo que quieran y creen su propia fantasía. Será tan válida como cualquier otra y además es gratis.
Gracias, Gene.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Las moscas y Fred Hersch en El Rocío

Tarde muy calurosa la que estamos soportando aquí en la aldea del Rocío. Son horas de descanso y reflexión, donde uno no dispone de las comodidades y tecnología de su “amada vivienda”, pero que no debe impedir disfrutar de su “loca pasión”. ¡Internet, para qué te quiero!

Y en ello estamos, degustando a Fred Hersch o lo que se ponga a mano. Y hablando de manos, mirad la imagen que acompaña el comentario: son las de Hersch y las mías, ¡cosas de la tecnología!

Y sigue haciendo calor; y de las moscas, ni hablar. Son pesadísimas. Ya lo dijo el poeta Antonio Machado y lo cantó Serrat: Vosotras, las familiares, inevitables golosas, vosotras, moscas vulgares, me evocáis todas las cosas.......

Y aquí seguimos, apurando la tarde, refugiados del calor; esperando la noche y el frescor; y las delicias de la tierra (o del mar) para llevarse a la boca.

Y sigue Fred Hersch desgranado notas. Es un pianista magnífico, que apura la melodía con rigor y gran sentido del ritmo y la armonía. Es, la verdad, una gran compañía para esta tarde de septiembre en la aldea del Rocío.

El Rocío, ese lugar donde la gente pierde el sentido del ridículo y se pelea por acompañar a una pequeña imagen de la virgen. ¡Por supuesto que mis respetos para esto y para cualquier manifestación de devoción del ser humano! Otra cosa, es compartirlo.

Pero por aquí andamos, disfrutando de un lugar diseñado para el caballo y sus acompañantes devotos de la Virgen: calles de tierra y decenas de casas de hermandades de la Virgen.

Y Fred Hersch atacando Rhythm Spirit. Y yo, atacando la prosa. Espero que sea un ataque respetuoso; al menos eso intento.

¡Y las moscas castigándome! ¡Y Fred Hersch facilitándome la tarde!

martes, 30 de agosto de 2011

Sobre fotografía

Hace tiempo que no dedico ni una sola palabra a la fotografía. Pues bien, la lectura en Babelia del articulo “Hacer fotos documentales” me ha sugerido dedicar esta entrada.

En primer lugar, dejo el link de este magnifico y sugerente articulo; con el que por cierto estoy plenamente de acuerdo:


Y, en segundo lugar, recuerdo (enumerándolas) las exposiciones que he visitado en los últimos meses, desde junio:

  • En Sevilla. España Oculta de Cristina García Rodero.
  • En Madrid. Eugéne Atget.
  • En Madrid. Paparazzo extraordinaire! de Ron Galella.
  • En Madrid. Cámara ardiente: prostitutas de Fernell Franco.
  • En Vigo. Obras maestras de Ricard Terré.
  • En Vigo. Fotógrafos de la naturaleza, selección del concurso anual Wildlife photographer of the year.
  • En Portimao. World Press Photo 2011.
Y eso es todo, que no es poco para disfrutar.

lunes, 29 de agosto de 2011

Coimbra: fado, jazz y otras músicas

Salir de casa y viajar es uno de mis entretenimientos favoritos. ¿Adonde? Qué más da, lo importante es conocer lugares y personas que nos enriquezcan.

Por ejemplo, una forma de practicar el entretenimiento es coger el coche y poner rumbo a Coimbra, hermosa ciudad a la que el paso del tiempo ha dejado huellas irreparables. Me recuerda a la italiana Bolonia.

Coimbra es una ciudad pequeña, de unos 150.000 habitantes, situada en una colina junto al caudaloso río Mondego. Pasearla es un placer sin fin. Sus calles, callejuelas, cuestas y plazas guardan infinidad de tesoros a la espera de visitantes intrépidos ávidos de nuevas experiencias.

De la ciudad, de su arquitectura, de sus gentes y de su universidad podríamos hablar (escribir) largo y tendido. Pero no es esa la intención de estas pocas líneas, la intención es poner la atención sobre la música que se respira y vive en la ciudad. En cualquier esquina de una calle puede percibirse que sus habitantes viven para la música. Sí, digo para la música; porque se pueden escuchar tanto acordes de fado como a Miles Davis en algún reproductor de alguna casa o local.

Y ojo, que no es solamente música grabada, también se aprecia la música en vivo en la calle o en los locales de ese laberíntico barrio alto.

En un delicioso local, el Café de Santa Cruz (al lado del monasterio iglesia de Santa Cruz), puede degustarse por las noches (y de manera gratuita) un exponente del fado de Coimbra. Decía el líder del grupo que el fado de Coimbra es una canción romántica, de amor: de amor del hombre por la mujer. Y recalcaba muy claramente esa dirección: del hombre por la mujer.

Pero ya digo que no solo existe el fado. Unos metros más allá, en una empinada cuesta puede encontrase uno instrumentos en la calle, piano y batería, que harán las delicias de los aficionados al jazz. Unos metros más arriba, uno puede obsequiarse, en la tienda “quebra orelha music shop”, con alguna edición discográfica de jazz portugués. Yo me obsequie con “fluxorama” del guitarrista Afonso Pais.

Pero no solo hay fado y jazz. Si se miran sus paredes (magníficos tablones de información y denuncia) se observará que se anuncian conciertos, ya celebrados o por venir, de estilos tan divergentes como la clásica o el rock. En definitiva, MUSICA.

Y no podía de ser de otra forma, una ciudad tan bella y cordial debe tener entre sus cualidades la oferta de ese bien magnifico, y a veces poco valorado, llamado música.

jueves, 25 de agosto de 2011

Rory Gallagher

Cuando tenía 16 o 17 años conocí a un excelso guitarrista que hacía mis delicias de joven enamorado de la música: música negra, rock, blues, jazz y los guitarristas. Mucho me hizo disfrutar. Su nombre, Rory Gallagher.

Décadas después he vuelto con mucha fuerza sobre Rory Gallagher. Me tiene enganchado, es pura visceralidad.

Rory Gallagher, irlandés de nacimiento, fue una celebridad en los 70 y cayó en el olvido en los 80. Su música de gran calidad no le dieron la fama, pero sí la grabación de un buen puñado de lp’s (a su nombre o al de Taste), donde nos regalaba los mejores y más incendiarios solos de guitarra. ¡Pura intensidad!

Era un guitarrista soberbio, gran cantante, excepcional compositor... pero engrosó la lista de grandes músicos que pasan al ocaso, pero crean música brillante, sincera, honesta, visceral, sangre para nuestras venas, néctar para nuestros oídos. Es la historia, como la de tantos otros, de un perdedor de la vida y la música. Su historia hubiera conformado un excelente guión para una película dirigida por John Huston.

lunes, 8 de agosto de 2011

Benny Carter




Siempre me ha gustado esta fotografía del incombustible Benny Carter. Hoy, en el día de su cumpleaños, bien merece su publicación.

Por cierto, también un reconocimiento para el fotógrafo, Paul Slaughter.

Visitad la página http://slaughterphoto.com

domingo, 7 de agosto de 2011

Cecil Taylor en Lisboa

Pues no, no me gustó el maestro Taylor. ¿Qué no sería mi mejor noche? Es también posible, y que ello influenciara en el desagrado de lo escuchado y vivido.

Y es verdad que debo de matizar una afirmación tan rotunda. Distinguiría en el concierto dos partes diferenciadas (¿bien diferenciadas?): la interpretación al piano y el vodevil.

Al piano, Cecil Taylor, es un fenómeno, un maestro. Lo que se proponga frente al instrumento, lo clava, lo engrandece. Pero bien es verdad que es posible que mis expectativas de la noche estuvieran muy altas y Taylor no llego a cubrirlas.

Lo del papelito y el recitado, ya me parece algo fuera de lugar. ¡Lo siento por los que disfrutaron, pero mi nivel intelectual no llego a tanto! Vestido de una especie de jugador de fútbol americano (y de blanco radiante), me noqueo con ese recitado ¿cómico?

Esta segunda, e infumable segunda parte, es la que pudo inclinar la balanza para afirmar “no me gustó el maestro Taylor”.

Por lo demás, el Jazz em Agosto y Lisboa, como siempre: lleno absoluto en el festival y una ciudad radiante y digna de peregrinar a ella.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Perico Sambeat


Caminaba lentamente, entre la muchedumbre, acompañado de sus instrumentos (sus saxos). Al pasar junto a mí, le mire detenidamente a la cara y le dije: Hola Perico, ¿cómo estás?. ¿Quién eres?, me contesto. Solo soy un seguidor de tu sabia musicalidad. Una persona que se maravilla con tu música y a la que preocupa (intriga) tu cara, tu mirada, tu vida interior. Me miró sin saber que decir, sin saber reaccionar. En ese mismo momento, continuó su camino.

paredes (Caparica, Portugal, julio 2011)

jueves, 21 de julio de 2011

En el Café Central: con el trío de Colina, Sambeat y Sanz

Visitar Madrid y no acudir al Café Central es un pequeño sortilegio. O grande, depende de quien toque ese día. Yo diría que, si los que tocan son el trío de Colina, Sambeat y Sanz, es un gran sortilegio.

Y como uno, a su edad, no está para pecar se encaminó a la Plaza del Ángel a disfrutar de tres pedazos de músicos: Javier Colina, Perico Sambeat y Albert Sanz.

Debo reconocer que tengo cierta predilección por estos músicos, especialmente por Perico Sambeat y Javier Colina. Pero cuidado, Albert Sanz es un pianista excelso, por el que voy alimentando una gran adicción.

Y bueno, lo escuchado esta noche ha sido de primera categoría. Es un trío que tiene un sonido muy particular y bien trabajado, y que desgranan un repertorio muy del agrado de la parroquia que les arropa.

Pues eso, que con conciertos como el escuchado anoche no tengo más remedio que seguir siendo un seguidor “ferviente” de estos músicos.

domingo, 17 de julio de 2011

Un paseo por Lisboa

Un paseo por Lisboa puede deparar muchas alegrías; pero también recuerdos de personas o lugares que difícilmente puedes olvidar y, sobre todo, que difícilmente podrás nuevamente encontrar.

Esta mañana, con una temperatura fresca para la época, caminaba por esta singular ciudad con la esperanza de capturar imágenes y recuerdos para mi existencia. Y a parte de capturarlos también venían a mi memoria lugares y personajes de otros gratificantes paseos.

Caminando por la hermosa Plaza de la Alegría uno se encuentra el solar de lo que un día fue un lugar dedicado al jazz; me refiero al Hot Club de Portugal. Un templo de la música donde he tenido la oportunidad de pasar momentos muy agradables en compañía de esa “extraña mujer” que es el jazz. Parado frente al triste solar, hoy un aparcamiento, vienen a mi memoria  dulces momentos de jazz y amigos. Un buen día, diría que un mal día, un maldito incendio se llevo por medio el edificio y con él, el añorado club de jazz. Al menos, en esa biblioteca de recuerdos que uno tiene en la cabeza, perdura la imagen y el sonido del club.

Me enfrento a continuación a las primeras cuestas del idílico Chiado. ¡Magnífico barrio! Un barrio con mil y una historias. Historias en las que, a veces por azar, uno se topa con personas como aquel extraño saxofonista que te regalaba su música pero  no su imagen. Yo lo seguía y él se escondía: me ofrecía su historia con su saxofón, pero no su magnífica imagen. ¡Lastima!.

Y sigo caminado, disfrutando con la gente, con los tranvías, con la luz que ilumina la ciudad. Y sigo recordando, llenando el baúl de los recuerdos. Y pensando en una nueva vuelta por Lisboa; por ejemplo, con ocasión del concierto del próximo cinco de agosto en la Fundación Calouste Gulbenkian: nada más y nada menos que Cecil Taylor.

lunes, 11 de julio de 2011

Esther y Jesús

Es evidente que ni la fotografía que aquí publico tiene la calidad de la realizada y publicada por Jesús Moreno (http://jesus-desdemicadiera.blogspot.com/2011/07/esther.html) ni este blog tiene la calidad del de Jesús. Pero bueno, esta entrada solo pretende un pequeño homenaje a esa “señora de la fotografía”, Esther Cidoncha. Una fotógrafa a la que sigo desde hace muchos años y que cada trabajo que publica despierta mi interés.

Por cierto, el músico que se aprecia detrás de Esther es Peter Brötzmann, y el lugar el Johnny.

A los dos, a Esther y a Jesús, enhorabuena por vuestras aportaciones a la cultura y al jazz.

domingo, 10 de julio de 2011

domingo, 3 de julio de 2011

¡Y seguimos en Cádiz!

Cuando decía que desde la torre de poniente se podía escuchar todo tipo de sonidos no era un recurso literario, era una realidad. Subido en la misma, mis oídos alcanzaban una melodía mil veces escuchada: “Autum Leaves”.  Allí, en una esquina de la Plaza de la Catedral, estaba sentado, junto a su guitarra, un músico que desgranaba mil y una melodías para disfrute de los viandantes (y mío).

Dejo una fotografía del músico, de nombre Pájaro.

sábado, 2 de julio de 2011

Cádiz

Súbanse a la torre de poniente de la catedral de Cádiz y podrán comprobar el porqué esta ciudad es distinta al resto de ciudades del sur de España. Ni mejor ni peor, sólo eso, distinta. Y es esa distinción la que la hace esplendida, magnífica y dueña de una singular presencia. Dice la canción que “La Habana es Cádiz con más negritos, Cádiz La Habana con más salero”.  Y es que Cádiz tiene algo especial; será posiblemente su vocación de isla.

Y Cádiz, como cualquier isla, se baña y sumerge en el mar. Y ese mar, de la mañana a la noche, le confiere una luz y un color especial. Luz y color que penetra en sus calles y plazas, barrios y playas o lugareños y visitantes.

De verdad, suban a la torre de poniente y dejen libertad a su vista y oído, y podrán comprobar lo que digo más arriba. Podrán comprobar la sinfonía de colores y sonidos que pueblan la ciudad. Es un espectáculo digno de admirar.

Desde allí observarán el bullicio de la ciudad, el ir y venir de sus lugareños y visitantes; la bahía (a la que cantó Chano Lobato), con su azul inmaculado y su vaporeto (al que cantó Chano Domínguez) surcando sus aguas; el mercado central con sus coloristas vendedores o las idílicas puestas de sol de la playa de la Caleta

En fin, suban a la torre de poniente de la Catedral de Cádiz; o mejor, vengan a Cádiz y luego suban a la torre de poniente.

lunes, 13 de junio de 2011

Roberto "Rockberto" González

Adiós a un histórico de la música española, Roberto "Rockberto" González, cantante y alma de los magníficos Tabletom.

La pagina Web del grupo, http://www.tabletom.com/, despide a Roberto con un “ROBERTO GONZÁLEZ. Sigamos en las nubes……”.

Mi homenaje: el recuerdo, aquí, de su figura y la audición de su primer disco, disco enseña, Mezclalina.

Buenos momentos nos hiciste pasar. ¡Descansa en paz!

domingo, 5 de junio de 2011

París

Woody Allen retrata como nadie personajes y ciudades. De estas últimas: la eterna Nueva York, Barcelona o, en estos días, París. Su película “Midnight in Paris” es un retrato de la amada que se lleva en el corazón. Y la verdad es que es difícil, muy difícil, sustraerse al encanto y a la magia que tiene esta ciudad. Y es difícil a media noche o a cualquier hora del día o la noche. Sus calles, plazas, terrazas, lugareños, visitantes o cualquier elemento que la adorna es digna de figurar en ella.

Paris no puede verse en dos días, en dos meses o en dos años. Y caso de que se disponga de poco tiempo para visitarla, conviene mentalizarse de que no se podrá ver todo. Por eso quizá sea mejor sacrificar la visita a algún monumento por paladear un croissant sentado en la terraza de un café y disfrutar sin mirar el reloj ya que esto también forma parte de lo que es París.

Por eso hay que volver a ella una y otra vez. Es como esa amante que siempre está en tus pensamientos y que cuando estás con ella, la miras, la contemplas y te empapas hasta los tuétanos.

Y es sencillo, se trata de llegar y tirarte a la calle. Y admirar, mirar, recrearte y volver la vista con cada cosa que te llame la atención. Y así pasaran minutos y horas, largas horas, que te sumergen en la atmósfera mágica de esta ciudad que ha encantado a tantas y tantas personas. La han retratado, filmado, dedicado poemas o novelas, películas y todo aquello que este a la altura de la sensibilidad de sus visitantes y lugareños.

Tiene historias de amor con todo lo que emana de lo más hondo de las personas que la contemplan: con la novela, la poesía, el cine, la pintura o con la música. Con la música y los músicos son interminables las historias de amor.

Como muestra un botón: en septiembre de 1946, Don Byas viajó a Europa de gira como una gran big band de la época. La gira le había llevado por Dinamarca, Bélgica, Suiza o Alemania. Fue la primera big band de músicos negros americanos en tocar en la capital francesa tras su liberación del ejército nazi. Byas no volvió a cruzar el Atlántico hasta mucho tiempo después. Desde 1948 en adelante Byas llego a ser una figura idolatrada en los ambientes jazzisticos de la ciudad. En París, además de grabar y tocar maravillosamente, se dedicó a cultivar la buena vida.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Pat Martino

Recordando al magnífico guitarrista Pat Martino, un músico que comenzó a tocar profesionalmente a los 15 años de edad y que después de años de gran profesionalidad nos demostró la importancia del esfuerzo y el trabajo. En 1980 se sometió a una operación cerebral para corregir una aneurisma que le provocó la pérdida de la memoria y cualquier habilidad para tocar. Empezó a tocar de nuevo escuchando sus propios discos.

Aquí os dejo un pequeño artículo publicado en El País de la mano de Javier Sampedro.

Por cierto, os invito a escuchar uno cualquiera de sus grandes discos: por ejemplo uno de 2001, Live at Yoshi's. Escuchad el tema All Blues.

martes, 24 de mayo de 2011

Bob Dylan

Hoy, en el día de su setenta cumpleaños y como homenaje a Dylan, recordaré algo de su concierto en Mérida un 10 de julio de 2008. Decía (o escribía), por ejemplo: “Y que me estoy haciendo mayor es evidente. También me explicaré. Hace treinta años, cuando cualquier músico se enfrentaba a una de sus himnos musicales, el público respondía con una mar de mecheros que iluminaban y acompañaban al músico. Esta noche, cuando Dylan cantaba el hermoso “Like A Rolling Stone”, un mar de pantallas de teléfonos y cámaras digitales rememoraban a aquellos nostálgicos mecheros de hace treinta años. ¡En fin!”

Por cierto, aquel día y en aquel concierto también actúo la banda de Albertucho, la cual dejo un gran sabor de bocas y oídos a los presentes (incluido al que esto escribe).

Pues eso Bob, que muchas felicidades.

sábado, 21 de mayo de 2011

paredes

El ministro del Interior ha reiterado la idea de que "no existe democracia si no se cumplen las leyes".

En el Mayo del 68 se pedía “la imaginación al poder”.

En el Mayo del 2011 pidamos “el poder a la imaginación”.

domingo, 15 de mayo de 2011

XIV Festival de Jazz de la Universidad de Sevilla

Comentaba el jueves a unos amigos: mañana estaré por Sevilla, en el XIV Festival de Jazz de la Universidad de Sevilla. Espero buena música. Y continuaba: ¡ya veremos!

Y la verdad es que por Sevilla estuve, pero de música vengo algo contrariado. Un Kyle Eastwood en una onda no excesivamente jazzistica y un Steve Coleman “demasiado conceptual”, dejaron mis ansias de jazz algo huérfanas.

Eso sí, tuve tiempo para degustar una exposición fotográfica, de Cristina García Rodero, titulada “España oculta”. También, en la Fnac, una selección de las fotografías ganadoras y finalistas del Premio PhotoEspaña Ojo de Pez de Valores Humanos.

Un concierto de películas

Imagino que tener un apellido tan ilustre, con un pasado y presente tan importante en el cine y en la música, debe marcar de manera significativa. El futuro, hoy presente, de Kyle Eastwood estaba predestinado al jazz o al cine. Y por lo visto fue al jazz, sin olvidar la faceta cinematográfica.

Y digo esto porque lo vivido, y escuchado esta noche, ha sido un concierto de películas. Música concebida por y para el cine, ya que Eastwood es músico de jazz y compositor de bandas sonoras. Y lo que nos ha pretendido transmitir a lo largo de la hora y media de concierto ha sido música de películas, con determinadas armonías jazzisticas.

Con una formación en quinteto: contrabajo (bajo eléctrico), piano, batería, saxos y trompetas, nos cuenta su visión de este negocio: la música que interpreta esta pensada como acompañamiento de imágenes. A medio concierto interpretan un tema llamado Marrakech que es todo un ejercicio de cinematografía: desde las primeras notas del tema, y con los ojos cerrados, puedo imaginar un plano general y lejano de la ciudad, con un acercamiento progresivo, y muy lento, hacia los tejados de la ciudad. Después nos introducirá por sus calles y plazas, mostrándonos a sus habitantes. Todo ello con la habilidad y buen hacer de un constructor de música de cine.

Un buen momento del concierto son dos de los últimos temas interpretados: Andalucía (compuesto en estas fechas) y Café Calipso (donde se desborda el saxo tenor).

La película de Coleman

Steve Coleman es un tipo frío y cerebral. Su música, los aficionados lo sabemos, tiene mucho de investigación, estudio y permanente creatividad. Y cuando te enfrentas a su música, ya sabemos que estamos avisados.

Y, desgraciadamente, debo reconocer que lo que estuve mirando, escuchando y degustando, no me lleno de la forma que esperaba. Daba la impresión de que estaba por allí de paso, para cubrir el expediente y acabar cuanto antes. ¡Lastima no haber podido disfrutar de un “pedazo” de músico!

martes, 3 de mayo de 2011

Un "chiquillo" frente a Roy Haynes

Efectivamente, el personaje de la fotografía es Roy Haynes. Sí, el magnífico y superlativo batería (baterista), el legendario lobo de la rítmica, el músico en que han confiado todos los “grandes” del Jazz: Charlie Parker, Thelonius Monk, Miles Davis, Bud Powell, Sarah Vaughan o John Coltrane.

Ese músico que ha sido para los amantes de esta música una garantía de autenticidad, de calidad. Siempre que teníamos la ocasión de tenerlo frente a frente (en directo o en un disco) sabíamos que, con toda seguridad, su presencia en cualquier formación garantizaba la calidad del producto.

Y lo realizaba en sus comienzos, allá por la década de los cuarenta del pasado siglo, o en la actualidad, por ejemplo en este concierto que ilustra la fotografía: el Club de Música y Jazz San Juan Evangelista de Madrid, un 8 de mayo de 1999.

Mi admirado Federico González decía, entre otras cosas, en El País, el 10 de mayo, “La madre de Roy Haynes no tuvo un hijo: tuvo un batería de jazz. Para Haynes, los tambores siguen siendo, 74 años después de aquel feliz acontecimiento, su razón de existir”.

Pero en esta ocasión lo realmente importante de la fotografía no está en lo que se ve (en Roy Haynes), sino en lo que no se ve (en quien aprieta el disparador de la cámara). Y lo digo porque estamos hablando de un “chiquillo” de poco más de 10 años, que con esta instantánea estaba empezando a practicar una afición que luego se convertiría en obsesión y, posiblemente en un futuro, en profesión.

Un “chiquillo”, hoy un joven, con unos valores fundamentales bien arraigados y bien entendidos que, a buen seguro, le permitirán caminar por la senda que él estime conveniente y adecuada.

Sirvan estas pequeñas líneas como un doble homenaje: 1º) a un “maestro” de la música: Roy Haynes, y 2º) a un “aprendiz” de la vida y la fotografía que, con seguridad, se convertirá en un “maestro” de la vida y la fotografía: quien apretó el disparador de la cámara.  

domingo, 1 de mayo de 2011

Luis Bagaría

Hoy, 1 de mayo, es un buen día para reivindicar la figura de un hombre dulce, bonachón, bohemio, sentimental  y republicano: Luis Bagaría.

Hoy, a más de setenta años de su muerte, el nombre del caricaturista catalán Bagaría dice muy poco al común de los mortales. Quizá porque mostró con toda crudeza y humor la siempre lacerante realidad española.

Por todo eso tienen una deuda con la exposición “Bagaría en El Sol”, en el MEIAC de Badajoz.

miércoles, 27 de abril de 2011

paredes

Robert Frank nos enseño que las buenas fotos no se hacen con el ojo y la combinación de ópticas y mecánicas, sino con el corazón.

Susana Fortes, en su novela "Esperando a Robert Capa", pone en boca de Gerda Taro la siguiente frase: "la manera de mirar es también la manera de pensar y de encarar la vida" o "la fotografía deja errar mis pensamientos".

Desde hoy, y bajo el lema “paredes”, dejemos vagar al corazón…………………

jueves, 21 de abril de 2011

Emily Remler (dos)


Hablaba hace unas fechas de un nuevo descubrimiento (¡bendito descubrimiento!: Emily Remler. Abundando en la figura de esta sugerente guitarrista traigo algo encontrado en el blog “Música de Sobrevivencia”.

“Si mi discoteca ardiera esta noche, entre las pérdidas que lamentaría en lo más personal, en mi cascarita más íntima, estarían los discos de Emily Remler; neoyorquina de mi generación y preciosa perla encontrada en mi pertinaz búsqueda de todo un camino. Que no haya tenido difusión importante quizá encuentre toda su explicación en una vida breve o vaya a saber que……………..Guitarrista excepcional, completa, puros sentimiento y técnica, vaporosa y sensual, volaba de noche como esa maravillosa criatura nocturna en extinción (si ya no desaparecida). Ferviente admiradora de Bill Evans, Herb Ellis, Wes Montgomery, Miles Davis y John Coltrane, compartió escenarios con Hank Jones, Buster Williams, Marvin "Smitty" Smith, Eddie Gomez, Bob Moses, Larry Coryell, John Abercrombie y Astrud Gilberto………...Su muerte demasiado temprana (a los 32 años, en 1990), nos dejó un odioso vacío acompañado por un profundo dolor, mitigados con el tiempo por siete discos que hoy, si no todos, al menos algunos de ellos, no pueden faltar en nuestra discoteca.”

Juan Claudio Cifuentes, “Cifu”

En la entrada anterior, y a propósito de un lugar que fue y ya no lo es, hablaba de Juan Claudio Cifuentes, “Cifu”.

También, hoy, leía en ese esplendido blog de “Tomajazz”, de la mano de Pachi Tapiz (mi seguidor y magnifico cronista de esta maravillosa música) una entrevista con “Cifu”.

http://www.tomajazz.com/perfiles/cifu_2009_pt1.html

Y lo uno y lo otro me recordaba una fotografía tomada hace ya unas fechas, concretamente el 3 de diciembre de 1994, donde esta Juan Claudio Cifuentes, Antonio Hart y el que esto escribe. La fotografía esta firmada y dedicada por Antonio Hart un 14 de noviembre de 1995, con motivo de un concierto del quinteto de Nat Adderley.

domingo, 10 de abril de 2011

Espantaperros Café

Camino, despacio, en compañía de Dave Schnitter. La temperatura, primaveral, invita al paseo y a la reflexión. Las calles de la ciudad, a estas horas, son un remanso de tranquilidad y por ellas transitan pocos, pero seleccionados, paisanos que degustan con mimo el sabor de las calles históricas de su ciudad.

Dave Schnitter ataca con ese sonido de tenor duro y abigarrado el Invitation de Bronislaw Koper.

Me adentro en la calle Hernán Cortes. Su suave cuesta me obliga a ralentizar algo más mi paso. La calle es como un “desatascador” de la memoria: el viejo Bárbara de Braganza, el bar Las Cancelas (¡qué mondongas ponían!), la sede de la Económica, la vieja sede del Club Deportivo Badajoz, la frutería de Los Aragoneses,…………………¡Me voy haciendo mayor, es una evidencia!.

Schnitter se enfrenta al Body & Soul.

Y no he nombrado, a propósito, el Espantaperros Café. En su rotulo expuesto en la calle puede observarse la silueta de la hermosa Torre de Espantaperros, símbolo de la ciudad, y un colorido Jazz Café. Curiosamente de su nombre solo se adivinan las letras “ant” y todo el Jazz Café. Y digo curiosamente porque lo que allí falta es jazz y no la torre. Visiten el local, es un lugar muy acogedor, y podrán degustar la inmensa fotografía con la Torre de Espantaperros. Lo que no podrán degustar es nada de jazz. El poco que queda es como la calle: solo recuerdos.

Exposiciones fotográficas de Lorenzo Martínez o Antonio Covarsí, ecos de conversaciones interminables con Juan Claudio Cifuentes y armonías jazzisticas quedan en el recuerdo y en la memoria de los que un día transitamos con frecuencia por el local.

El Donna Lee, con una gran diálogo entre saxo tenor y piano, me indica que estoy acabando la calle Hernán Cortes y que desemboco en la del Obispo San Juan de Ribera.

Por cierto, Dave Schnitter anduvo también por estas calles y nos regalo su forma mágica de entender el jazz y el arte del saxo tenor. Hace de eso ya unas décadas.

martes, 8 de marzo de 2011

Willie Wilson

¡Escuchen a Willie Wilson!: es toda una experiencia. Su forma de soplar el trombón, la elegancia con que se enfrenta a los temas, son toda una declaración de amor a la música.

El disco “Dedication!”, a nombre de Duke Pearson, grabado un 2 de agosto de 1961, cuenta en sus filas con este delicado trombonista. ¡Escúchenlo en “Time after time"!

sábado, 5 de marzo de 2011

Emily Remler

En el jazz (y en la música en general) uno puede llevarse agradables sorpresas en cada esquina o rincón. Es como aquello que nos decían de pequeños: “qué el saber no ocupa lugar”. Y por eso, uno sigue escuchando todo lo que llega a sus oídos. Y a veces, como hoy, uno se lleva gratísimas sorpresas: he descubierto a Emily Remler. Guitarrista delicada y deliciosa, nacida el 18 de Septiembre de 1957 y fallecida el 4 de Mayo de 1990. Grabó siete álbumes y alcanzó la fama en la década de los 80 del siglo pasado. Sean estas breves palabras para recordar su memoria.

domingo, 27 de febrero de 2011

Flamenco Project

Siempre el jazz, en cualquier momento o lugar. ¿Y dónde hoy?, sería la pregunta. La respuesta, a continuación.

Un nuevo paseo por la magnífica exposición "Flamenco Project. Una ventana a la visión extranjera. 1960-1985", en el MEIAC de Badajoz, me permite observar los puntos de encuentro entre dos músicas que salen del corazón: flamenco y jazz. La exposición nos cuenta que las décadas de los sesenta y los setenta vieron una "invasión extranjera" sin precedentes por parte de apasionados e intrépidos músicos que se aventuraron lejos de sus hogares y culturas, desde Estados Unidos y otros países, para conocer in situ el flamenco de los pueblos de Andalucía.  Fueron jóvenes atraídos por lo que consideraban la profundidad de la música y la sencillez del estilo de vida andaluza. Es en definitiva, un proyecto de fotografía, audio y vídeo que retrata, en su ambiente más íntimo de fiesta y diversión, a artistas fundamentales como Diego El Gastor, Fernanda de Utrera, la Perrata y otros artistas anónimos que mantuvieron la tradición en el ambiente más familiar hasta los años ochenta.

En una de las películas que se muestran en la exposición, “Flamenco: A Personal Journey”, uno de los personajes entrevistados comenta al entrevistador que estos viajeros americanos que nos visitan, sienten por el flamenco el mismo respeto y amor que sienten los viajeros españoles que visitan los Estados Unidos por el jazz. Y esa sentencia, expresada por la boca de un exponente del flamenco profundo, indica la conexión entre dos formas de entender la música y la vida; dos formas de expresar el sentimiento humano.

Jazz y Flamenco, Flamenco y Jazz.